CloudSeguridad

La vuelta al mundo en 15 leyes antipiratería (II)

p
0 0 No hay comentarios

Con el amparo de las archiconocidas SOPA y Ley Sinde u otras como Hadopi, Döring y Urbani, son varios los países que penan con multas monetarias y sentencias de cárcel la descarga ilegal de archivos en Internet.

El cierre de Megaupload, el debate para la aprobación de los reglamentos SOPA y PIPA en Estados Unidos, la firma del tratado ACTA por la Unión Europea y la entrada en vigor de la Ley Sinde en España han traído de cabeza a la comunidad online durante los últimas semanas. Pero, ¿cuál es la situación global en materia de piratería?

Francia: Loi Hadopi

Reporteros Sin Fronteras acaba de incluir en su lista negra de enemigos de Internet a Francia por haber elaborado y puesto en práctica sistemas de filtrado. Ahí reina desde 2009 la Ley de Creación e Internet , también conocida como Ley Oliviennes o Hadopi. La autoridad reguladora se guarda el derecho a requerir la dirección IP de los internautas que descargan archivos de forma ilegal para enviarles un primer correo electrónico de advertencia. Si en seis meses no reinciden en esta práctica, se cierra su expediente; de lo contrario, reciben un nuevo aviso por correo certificado. Con el tercer apercibimiento se les lleva ante el juez, que puede multarlos con hasta 3.750 euros y suspender su conexión a Internet entre tres y doce meses. También está penado ceder el acceso a terceros para prácticas piratas e intentar cambiar de operador mientras se cumple la condena.

Reino Unido: Digital Economy Act

Prácticamente idéntica es la Digital Economy Act (Ley de Economía Digital) del Reino Unido, que desde hace casi dos años contempla la desconexión de aquellos usuarios que se bajen copias vinculadas a derechos de autor de forma continuada, así como pagos de hasta 50.000 libras (unos 60.000 euros al cambio). Mientras que al igual que en España la comisión reguladora de las telecomunicaciones Ofcom puede llegar a cerrar páginas que enlacen a obras protegidas. A mayores, los proveedores de servicios están obligados a seguir un código de buenas prácticas y a alertar cuando los usuarios desobedecen la ley si no quieren acabar abonando sanciones de más de 300.000 euros.

Suecia: IPRED

leyLa historia se repite en los países nórdicos. En Suecia, por ejemplo, permanece activa desde abril de 2009 la Intellectual Property Rights Enforcement Directive o IPRED, una directiva del Parlamento Europeo que incita los mismos bloqueos, las misma multas y la misma vigilancia que en ejemplos anteriores a través de las compañías de Internet. Éstas, sin embargo, se han sumergido en una dinámica de eliminación de las direcciones de sus clientes para eximirse de las tareas de control. Además, como ya se ha evidenciado en Francia y Reino Unido, el esperado retroceso en los niveles de descargas sigue sin ser significativo.

Irlanda: Irish SOPA

Fracasado el sistema de los tres avisos que amenazaba con desconectar a los asiduos de redes de intrcambio P2P como como BitTorrent o eMule por una mala gestión de la compañía aliada Eircom, que notificó cortes a internautas inocentes, la Isla Esmeralda acaba de estrenar una nueva ley antipiratería bautizada directamente como la SOPA irlandesa. Se trata de una regulación sobre copyright y derechos relacionados que permite a sus titulares obtener una orden judicial con la que clausurar aquellas web que lesionen su propiedad legítima. Se pasa, por lo tanto, de criminalizar al usuario a perseguir a los dueños de los enlaces.

Alemania: Urhebergesetz

Algo más severa es la legislación alemana, considerada de hecho la más restrictiva de toda Europa. Las personas que se descarguen en tierras germanas música o películas para disfrute privado pueden ser condenados a dos años de prisión, que son cinco para uso comercial. Tampoco están permitidas las redes WI-FI abiertas y se aboga por la implementación de contraseña largas y complejas con las que evitar hackeos. Esta Deutsches Urheberrecht o Urhebergesetz es más flexible con la copia privada directamente de los CDs y DVDs hasta un máximo de 10 grabaciones. Algunas de estas pautas podrían variar ahora que el Ministro de Economía y Tecnología, Philipp Rösler, está estudiando el establecimiento de un sistema de “respuesta gradual” o de dos strikes previa multa.

[Página 2]