ChromebooksNavegadoresPCProveedor de ServiciosProyectosSistemas OperativosWorkspace

El parecido razonable de Chrome OS y Windows

chromebook-aura-2
0 0 No hay comentarios

Google ha actualizado su sistema operativo con la incorporación de la interfaz Aura, muy similar a la que presentan los ordenadores tradicionales.

Cuando Google presentó por primera vez su sistema operativo basado en Linux para equipos de escritorio, se preocupó por recalcar la idea de que era una plataforma minimalista centrada en la navegación web. Sin embargo, tras la última actualización del canal de desarrollo, la apariencia visual de Chrome OS es la de un cruce prácticamente perfecto entre Windows y Mac OS X.

¿Qué significa esto? Que, al asemejarse a sistemas ya conocidos, los consumidores no tendrán que adoptar o incluso aprender nuevas prácticas de uso para operar con Chrome OS, un incoveniente que ha venido lastrando las ventas de Chromebooks desde la puesta en marcha del proyecto.

El cambio viene impulsado por el nuevo gestor de ventanas, bautizado como Aura, que añade una interfaz de escritorio tradicional junto con el soporte para fondos de pantalla. También admite ventanas apiladas, un administrador de tareas y un lanzador de aplicaciones. Añade nuevos modos para el manejo de múltiples monitores, una revisión de la aplicación Scratchpad, mejoras en los reproductores de vídeo y audio, y soporte para archivos tar, gz, y bzip2.

Otra de las ventajas de Aura es que incluye aceleración de gráficos por hardware, aprovechando las capacidades de la GPU de los ordenadores para tareas intensivas en vez de confiar en las tradicionales unidades centrales de procesamiento.

Los chicos de Mountain View aseguran que, además, este framework ofrecerá “transiciones animadas y efectos a gran escala”.

La nueva versión (19.0.1048.17) del sistema operativo de Google ya está disponible en el canal de desarollo de Chrome OS para los equipos Series 5 de Samsung y el Acer AC700. Eso sí, de momento Aura no será compatible con el prototipo original Cr-48 por motivos de limitaciones de hardware.